domingo, 8 de noviembre de 2009

Encomiéndate a la diosa multiorgásmica

Como naturaleza, la mujer está asociada directamente con la divinidad femenina, que escucha el corazón y el cuerpo. El esfuerzo de las religiones y gobiernos patriarcales fue cohartar y reprimir esta conexión directa. La mujer antiguamente fue tratada con desprecio y se la tiró a la hoguera, castigó, mutiló (clítoris y demás) y agredió psicológicamente. En el tantra la mujer encarna la diosa y la capacidad de ésta es conocer el lenguaje multi orgásmico.

En un origen el cosmos no manifestado se manifiesta a través del big bang o gran explosión, el origen de toda la creación es una explosión orgásmica de energía, y en micro escala, la mujer puede sentir en sus profundidades el big bang orgásmico cada vez que lo experimenta. El plan macabro de religiones fue pensar: "Si ellas se comunican con la divinidad directamente a través del orgasmo y sienten en su alma la voz de la diosa, si queremos el poder hay que silenciarlas". Y entonces el patriarcado destruyó todo lo que pudo esa capacidad.

En la actualidad las cosas van cambiando. La mujer es protagonista y despierta la diosa que lleva dentro. Cuando una mujer deja la sumisa o la descontrolada de lado y se centra en una mujer sensual, inteligente, autosuficiente, erótica, meditativa, amorosa y renovada deja que el amor por sí misma no sea otra cosa que el amor por la diosa que tantas culturas han manifestado en la antiguedad. Si la voz oculta del padre represor o del sacerdote o de la sociedad está zumbando en tu inconsciente la meditación será el mejor antídoto para estos venenos. Si por el contrario, todo te da igual y tu vida está desorganizada, y buscas experiementar relaciones superficiales también te dará un centro para que aprendas a diferenciar las experiencias que son como el azúcar refinado y las que son como la miel pura.

En el tantra, con los ejercicios propuestos, aprenderás como extender esa capacidad y abrirte a la experiencia espiritual de percibir el éxtasis natural que existe en los rincones de tu interior donde solo tú puedes llegar.

Si bien el orgasmo es una experiencia absolutamente individual en cada una de las mujeres, pero en términos generales podríamos decir que se trata de una reacción placentera que acontece y avanza arrasante en la subjetividad y el cuerpo de la mujer, luego de un período más o menos largo de estímulo sexual sostenido y habiendo alcanzado un grado de excitación sexual alto. Es una experiencia vital, de plenitud, de encuentro profundo, esencial, consigo misma, con su capacidad de construir el placer y gozar de él, efecto de ensanchamiento de la conciencia de sí una dínamo erótica, capaz de producir placer para sí misma.

Si bien se dice que el orgasmo es la contracción involuntaria y rítmica de los músculos pubocoxígeos, el orgasmo no siempre es eso, o no siempre es sólo eso. No existen parámetros de qué es orgasmo ni de qué no lo es, más que por sus efectos sensoriales posteriores. El orgasmo entonces -siempre diverso en cada mujer- acontece si es el portador de una secuela de calma y aquietamiento, de agotamiento físico, de satisfacción, de plenitud. Una experiencia sensorial que decaerá en un período más o menos largo de tiempo, y luego del cual la mujer está predispuesta para la próxima vez.

Puede acontecer por el estímulo de la vagina (por penetración), del clítoris (por estimulación directa o indirecta), de los pechos, de los gluteos; por el estímulo de las palabras, de los sonidos; por el manejo y control del ritmo respiratorio, de las contracciones musculares; por el estímulo de cualquier zona corporal y capacidad motora y sensorial capaz de acumular la suficiente carga de tensión sexual que produzca su descarga rítmica y acompañada de una sensación placentera, en una reacción refleja.

Puede presentarse a modo de un pico placentero único, de varios picos placenteros uno detrás de otro, de lo que el Tantra llama "oleadas de vida" tanto en un increyendo como decreciendo en su sensación placentera. Todos los modos del orgasmo son agradables -en la medida en la que produzcan esa sensación placentera, relajante y con sentimientos de plenitud, de excitación y de elevación interior.

Apertura de los sentidos

El tacto, el oído, el gusto, el olfato y la vista son las ventanas para captar la realidad. Y una vez que a través de las técnicas despertamos conscientemente los sentidos se abre el sexto sentido que es interno, la percepción del tercer ojo, la intuición que es la voz del alma. Allí sentimos internamente un mundo de sensaciones, conexión espiritual y apertura de conciencia. Si no hay estímulo correcto de los sentidos no hay apertura del sexto sentido porque se estará en el terreno de la mente de vigilia ordinaria. Allí, el tráfico incesante de pensamientos, dudas, arrebatos, impulsos y demás no permitirán una real experiencia sexual tántrica sino una experiencia sexual común con la mente encendida.

Es importante que la pareja estimule mutuamente sus sentidos con caricias, masajes y contacto de las manos por todo el cuerpo; aromas agradables o el mismo aroma de la piel ya que es tremendamente atractivo y excitante cuando hay química; observando la belleza del cuerpo del amante y la luz que hay en sus ojos; escuchando su respiración o la música que pueda influenciar positivamente en las emociones; y gustar los alimentos, los besos y los sabores que el cuerpo y la vida nos obsequia. Estos sentidos tienen correspondencia con las divinidades tántricas que veremos en el capítulo final. El tacto se relaciona con la diosa Lakshmi, el olfato pertenece a la diosa Kali, la vista a Brahma, el gusto a Vishnú, el oído y sonido a la diosa Sarasvati, y el sentido interno a Shiva.

Cuando estimulamos cada sentido también estamos despertando las características de cada divinidad tántrica en nuestro interior.

1 comentario:

  1. En un futuro no muy lejano sabremos que:
    El universo crece.
    La energía materia se reproduce.
    El tiempo es eterno.
    El tiempo y el espacio son distintos.
    No existen sino tres dimensiones espaciales.
    El espacio es infinito, tridimensional e indeformable.
    La energía oscura es la materia prima de la materia visible.
    No existe la energía oscura.
    El universo se expande aceleradamente porque gira sobre si mismo.
    La energía se crea y se recicla.
    El fondo cósmico de microondas no es el eco del bigbang sino la energía degradada.
    El Universo es mucho más grande de lo que siempre se ha creído.
    No habrá ni muertes térmicas ni desgarres.
    La velocidad de la luz no es constante ni en el vacio.
    Los agujeros negros no son eternos.
    Todos los agujeros negros explotan.
    Las explosiones de rayos gama son también consecuencia de las explosiones de agujeros negros.
    No existen realidades ni universos paralelos.
    La realidad existe independientemente del sujeto observador.
    Ver artículo completo:
    http://www.articuloz.com/ciencia-articulos/teoria-optimista-sobre-el-universo-1044310.html
    martinjaramilloperez@gmail.com

    ResponderEliminar