miércoles, 18 de noviembre de 2009

Confirman que el infierno sí existe

La época de la Guerra fría dio para mucho. Prácticamente todo tipo de exploraciones científicas se realizaban bajo estricto secreto y muchos nunca vieron la luz pública.

Pero aquella que asegura que pudieron grabar el mismísimo infierno, salió a la luz y heló la sangre ante la detallada experiencia. Lamentablemente, las autoridades soviéticas despidieron a todo el equipo que fue testigo de esto e incluso se asegura que cada científico fue silenciado por el Ministerio de Asuntos Religiosos con una suma muy importante de dinero.

Pero ¿Qué dicen que sucedió? En 1990 un grupo de científicos realizaron un estudio al subsuelo de Mourmansk, Península de Kola, con la finalidad de buscar las placas responsables de los terremotos, con material profesional, que era capaz de grabar sonidos y también de percibir vibraciones.

Al llegar a 15 kilómetros de profundidad, todo el equipo se quedó atónito cuando empezaron a escuchar gritos de desesperación, dolor, y llantos en segundo plano. Cuando estaban totalmente seguros que no era un fallo técnico, la mitad de los científicos que estaban en el caso se dieron de baja y salieron del lugar muy atemorizados.

El científico Dimitri Azzakov declaró al diario finlandés Ammenusastia (1990) y más tarde en MM Digest (Dallas, EU) "como comunista no creía en Dios ni en la Biblia pero sí creía en el Averno". Azzakov reconoció públicamente que estaban absolutamente seguros que habían llegado al mismo infierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario