viernes, 30 de octubre de 2009

Signos y elementos

Los doce signos del Zodíaco se dividen en cuatro grupos de acuerdo al elemento que las gobierna: Fuego, Tierra, Aire y Agua.

Las leyes naturales dicen que el Aire aviva al Fuego, que sólo se apaga con Agua o Tierra. De la Tierra nace el Agua. El Fuego necesita del Aire. El Aire esparce a la Tierra, e indefinidamente se produce una relación entre pares y opuestos de los elementos naturales.

Cada signo lleva la naturaleza del elemento que lo rige: los de Fuego, entusiastas y positivos; los de Tierra, prácticos y previsores; los de Aire, comunicativos e intelectuales; y los signos de Agua, impresionables y emotivos.

Las características favorables y adversas de cada elemento, establecen una armonía entre los entre los signos de Tierra y Agua y los de Fuego y Aire. Hay disonancia entre los signos de Tierra y Aire, y los signos de Fuego y Agua.

Además, los signos pueden ser masculinos y positivos como Aries, Géminis, Leo, Libra, Sagitario y Acuario; o femeninos y negativos como Tauro, Cáncer, Virgo, Escorpio, Capricornio y Piscis.

Signos de Fuego
Los signos regidos por el fuego son Aries, Leo y Sagitario, a quienes les confiere el entusiasmo y ardor en todas sus acciones.

Con gran desarrollo del instinto, los regidos por este elemento son impetuosos, inteligentes y sensibles, y cada signo conserva su singularidad.

En Aries, las pasiones son intensas pero la espontaneidad que los caracteriza les impide perseverar en lo que comienzan.

Leo está centrado en la acción y su mayor preocupación es no perder el cetro ni la fe en sus planes. Suelen caer en los extremos cuando deben resolver algo.

Enérgicos e intuitivos, los sagitarianos son los más fogosos del Zodíaco. Sin embargo, poseen una gran capacidad para enjuiciar con sangre fría.

Signos de Tierra
Tauro, Virgo y Capricornio pertenecen al elemento Tierra, que les confiere percepción y razón práctica. Realistas y laboriosos, aceptan la realidad con sabiduría y paciencia activa. Detrás de una personalidad vigorosa, guardan una sensualidad y riqueza espiritual que pocos conocen.

Tauro es incansable. Arremete con lo que tenga por delante como un toro embravecido, aunque después pague las consecuencias.

La energía de Virgo se concentra en los detalles. Donde los demás ven desorden, los virginianos tienen un sistema perfecto donde nada se les escapa.

La paciencia de Capricornio es de antología. Tienen confianza en sus proyectos y saben esperar el tiempo que haga falta para cosechar la siembra.

Signos de Aire
Géminis, Libra y Acuario son los signos cuyo elemento es el Aire. Los nacidos bajo esta regencia tienen entre sus condiciones favorables la capacidad de adaptación, la diplomacia, el sentido artístico, el espíritu creativo y gran poder de comunicación.

Son los más inteligentes del Zodíaco.

El aspecto negativo está en la inconstancia y la apatía, de la que son presa fácil.

Los nativos de Géminis viven el presente con gran entusiasmo. Creen en causas nobles a las que se abocan con toda pasión.

Libra exalta el rasgo del signo: la comunicación. Es el arreglador ideal de entuertos.

Acuario es la inteligencia en su mejor expresión. Están dispuestos a poner sus conocimientos al servicio de la comunidad.

Signos de Agua
Cáncer, Escorpio y Piscis son signos de agua y representan el inconsciente. Seres sensibles y perceptivos con tendencia al misticismo, los regidos por el agua tienen a su favor la sensibilidad y el tacto. La pereza y la propensión a lo fantástico, a veces les juega en contra.

Los cancerianos, de intensa vida interior, son sensibles y navegan aguas seguras.

Por su parte, Escorpio guarda en las profundidades sus sentimientos más íntimos. Creativos, los escorpianos son los más sensuales del Zodíaco.

Piscis vive en su universo interior aunque todo lo externo lo modifique. Es un signo misterioso porque adopta distintas formas para sobrevivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada