viernes, 30 de octubre de 2009

Los Ascendentes

Se llama ascendente al signo que se encuentra en el espacio en el momento que se produce el nacimiento.
Para conocer el ascendente hay que consultar el calendario solar, puesto que cambia de signo cada dos horas aproximadamente. Estas son, junto con la posición del Sol, las dos situaciones más importantes para determinar la carta natal.

La hora exacta y el lugar de nacimiento imprimen características específicas a cada individuo. El ascendente marca la verdadera naturaleza de cada signo, modela la conducta y rige sobre los aspectos de la salud física, en tanto el Sol define el yo latente, así como los aspectos obsesivos de la personalidad.

El ascendente corrige y precisa las influencias del signo solar. Esta interacción permite agregar a la naturaleza propia, diferentes facetas presentes en otros signos y que en conjunto permiten conforman un ser único.

La ubicación del ascendente puede modificar la íntima singularidad que diferencia o corresponde a cada signo del Zodíaco.

Ascendente en Aries
Este ascendente comprende a las personas con capacidad para enfrentarse a la vida de forma enérgica y decidida.

Siempre se las ingenian para estar en primera fila en los acontecimientos cercanos. Su sentido de lo solidario los lleva a ponerse al frente de causas perdidas. Aceptan el desafío de caminar hacia su propio destino, cualquiera sea la ruta.

Tienen la capacidad de enfrentarse a la vida de manera enérgica y directa. En el trabajo, necesitan emprender acciones y sentir que son ellos los que dirigen la propuesta.

Se caracterizan por la franqueza, el entusiasmo al inicio de los proyectos y la escasa disposición a perseverar. Las cualidades arianas les permitirán alcanzar el brillo que merecen.

Ascendente en Tauro
El ascendente Tauro marca una personalidad dominante. Capaces de persistir hasta la tozudez cuando ponen algo en la mira.

Son personas con gran sentido práctico, que persiguen resultados concretos en cada uno de sus emprendimientos. Trabajadores como pocos, son algo intolerantes con sus colaboradores. Exigen un ritmo que pocos pueden seguir.

Amantes de la buena vida, aspiran a los bienes materiales, los viajes de placer y la acumulación de obras de arte.

Este ascendente desarrolla las calidades de Tauro respecto al amor y el sexo: celosos y posesivos, ardientes y demandantes.

El temor a las pérdidas los hace aferrarse a personas y situaciones con las no siempre están en lógica armonía.

Ascendente en Géminis
Este signo marcará la personalidad del dueño de este ascendente como una persona perceptiva, de amplio pensamiento y capacidad de adaptación.

La dualidad del signo los inclina a las actividades múltiples, el emprendimiento de distintas obras al mismo tiempo, con lo que corren el riesgo de dispersar la energía.

Géminis es el signo de la comunicación, y las profesiones que los contienen son las referidas a la trasmisión de información en cualquiera de sus formas. La diplomacia y las relaciones públicas son funciones que desarrollan con creatividad.

Si encaminan su potencial energético en la dirección correcta y a muy temprana hora, tienen asegurado el éxito de su empresa.

Ascendente en Cáncer
Reserva y paciencia. Ponen un objetivo en la mira y nada los detiene hasta que consiguen su propósito, en silencio y con tenacidad.

Se trata de un signo que caracteriza a las personas modestas y discretas en todos los órdenes de su vida. Desde su caparazón, se protegen de la incomprensión del mundo, refugiados en la familia y los afectos más cercanos, lejos de las luces y el glamour, que no los desvela.

Protectores, buenos padres y excelentes maestros, son vulnerables en materia afectiva. Necesitan del amor incondicional, sin preguntas ni explicaciones. Un repentino cambio de humor les hace sacar las tenazas y toman posiciones intransigentes o caprichosas. De trabajo fecundo y original.

Ascendente en Leo
El centro del Universo. Los nativos de este ascendente tienen una personalidad inclinada al poder y la autoridad.

La necesidad de ser protagonistas en todos los frentes que les toca actuar, los lleva a caminar al filo de la cornisa, tomando decisiones audaces sólo por desafiar.

Se vuelven demandantes de la atención del entorno y necesitan ser reconocidos por sus actitudes acertadas.

Celosos, les cuesta entender que sus afectos puedan estar bien en otra parte que no sea a su lado. Las obsesiones les juegan en contra cuando quieren establecer una relación amorosa. Los puestos de mando, con capacidad de decisión y dominio del tema, son ideales para los nativos con ascendente en Leo.

Ascendente en Virgo
Este ascendente marca personalidades puntillosas, que se detienen en pormenores que para otros pasan desapercibidos. Les importan los detalles y el análisis.

Prácticos, llevan sus esfuerzos a fines productivos; en general, logran buena situación económica.

Solidarios, están atentos a las necesidades de los que los rodean, ya sea vecinos, amigos o compañeros de trabajo.

Leales y sinceros, dicen lo que piensan, no importa el lugar ni el modo, lo que suele acarrearles problemas.

Son personas respetadas en su círculo de acción por su honestidad intelectual. Eficientes, suelen volverse obsesivos con la perfección. Los puestos de control e investigaciones son las profesiones más afines para nativos de este ascendente.

Ascendente en Libra
Se espera de ellos el equilibrio y la mesura. Es lo que intentarán conseguir durante toda su vida, mediando en situaciones conflictivas que el devenir de la vida les trae.

Toman recaudos antes de decidir asuntos que tienen influencia para otros; saben ponerse en el lugar del otro para tener una mirada más justa.

De mente abierta, están dispuestos a escuchar todos los puntos de vista, aunque conserven sus posturas. Preocupados por mantener quieta la balanza, suelen descuidar su armonía interior y caen en la melancolía.

En días inarmónicos, se empeñan en posturas difíciles de sostener en el tiempo. Aunque no lo reconozcan, vuelven sobre sus pasos si eso les permite mantener las relaciones en calma.

Ascendente en Escorpio
La mirada de Escorpio es capaz de ver más allá de lo que los demás pueden distinguir. Es intuitiva y pasional.

Enigmáticos, los nativos con este ascendente son personas apasionantes, atractivas por su inteligencia y creatividad.

Necesitan tener el control de mando, quieren estar en todo y controlar los movimientos de las personas a las que aman. Posesivos e intensos, llevan una vida entregada a lo que eligen, sin quejarse jamás.

De energía turbulenta, estos nativos tienen pasiones que los llevan por caminos tormentos en su primera juventud. Buenos progenitores en la adultez, logran conformar una familia. La orientación profesional que más los contiene es la investigación y la escritura.

Ascendente en Sagitario
Inquietas y decididas, las personas con este ascendente necesitan una meta en la cual volcar su energía. Independientes y rebeldes, tienden al movimiento permanente, sin llegar a conformarse con logros de menor escala a su propuesta.

Cuando alcanzan un objetivo, de inmediato se proponen otro paso más allá. El estímulo es el gran motor de la vida. De gran actividad sexual, son amantes apasionados y demandantes del afecto cotidiano.

Con una orientación negativa, este ascendente determina nerviosidad y cierto autoritarismo que los hace pensar que tienen la medida de la verdad. Las funciones más acordes con estas personas son las que imparten justicia y orden, asistentes sociales y asesores en legislación.

Ascendente en Capricornio
Son estrictos y eficientes. Las personas con este ascendente precisan tener fijo su norte y se dedicarán con unción a la tarea. Excelentes padres, enseñan a sus hijos el camino duro de la vida, aunque los protejan siempre. Son exigentes consigo mismos y con los demás.

Constantes, saben salir de las dificultades sin hacer alarde de sus cualidades. Sobresalen en cualquier actividad que se impongan por su perseverancia y eficiencia para moverse en el mundo de los negocios y las finanzas.

Prácticos y organizados, saben sacar partido de situaciones caóticas, que ordenan y administran para mejorar resultados.

Los negocios de cualquier envergadura son las actividades más proclives a desarrollar por estos nativos.

Ascendente en Acuario
Idealistas y rebeldes, los nativos de este signo zodiacal tienen una amplia visión del mundo que los rodea y un conocimiento profundo de su personalidad.

Se encaminan en trabajos que les permiten tener relaciones con el medio. El periodismo, el cine y la literatura se ajustan al temperamento de estos individuos.

Están en permanente pelea entre la búsqueda de la independencia económica y la libertad personal, y las ligazones afectivas del mundo que habitan.

Los altos ideales y la necesidad de impartir justicia los llevarán por caminos aciagos, pero jamás retrocederán en sus propósitos. Tienen una juventud llena de vicisitudes, una madurez tranquila y una vejez con alta calidad de vida.

Ascendente en Piscis
Abnegación y sacrificio. Los nativos de este ascendente están señalados por una exquisita sensibilidad para relacionarse con el mundo.

La predisposición mística y la fe inquebrantable los mantienen a flote, en una existencia llena de sucesos que lindan con lo extraordinario.

La agitada vida de estos seres se diferencia con la paz que irradian, razón suficiente para ser el oído favorito de los corazones en llamas.

Se los acusa de refugiarse en un mundo de fantasías, pero también se dice que son el signo del amor incondicional. Un amante de Piscis no se olvida así nomás.

Poetas, astrólogos, sicólogos y músicos son las profesiones que abrazarán con mayor éxito estos nativos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada