viernes, 30 de octubre de 2009

Influjo de planetas

En astrología se mencionan nueve planetas que, según su ubicación en el Zodíaco en el momento de nacer, activan las energías del signo y las del planeta regente.

Los planetas se clasifican en mayores y menores. Mayores son Neptuno, Urano, Saturno, Júpiter y Marte, quienes cumplen su recorrido en el interior de la órbita terrestre. Venus, Mercurio y la Luna son planetas menores.

También se distinguen entre maléficos como Neptuno, Urano, Saturno y Marte, y benéficos, como Júpiter y Venus. En tanto, el Sol la Luna y Mercurio se declaran neutros.

Un planeta alcanza su máxima dignidad (o potencia) cuando está en su domicilio, o sea, cuando coincide con el signo que rige. La debilidad extrema (o destierro) ocurre cuando el planeta está en el signo opuesto.

Desde luego, estas determinaciones no son absolutas. Si los dos planetas maléficos están bien aspectados, resultan de gran beneficio para el individuo, así como también otras conjunciones pueden terminar siendo negativas.

La conjunción se establece entre el planeta regente del signo y el tránsito diario de los astros.

El Sol
Representa el comienzo de la existencia, la síntesis, la energía vital. Confiere valor personal, energía para cualquier empresa y temperamento de fuerte emotividad, sobre todo en lo que se refiere al amor.

En aspecto es inarmónico; acarrea desenfreno en las pasiones, tendencia al narcisismo y la soberbia.

Su situación en la carta indica organización y éxitos para las mujeres, en tanto que para los hombres significa madurez, virilidad y creatividad.

Físicamente, el Sol gobierna el corazón y la columna vertebral. Rige a Leo y se le considera un planeta masculino que encarna el principio de la paternidad y la autoridad.
El símbolo representa el Todo, el círculo con la semilla de la vida en su interior.

La Luna
Es el satélite más cercano a la Tierra. Esta cercanía le permite influir sobre el flujo y reflujo de las mareas, y el ciclo reproductivo algunas plantas y animales. Es el regente natural de Cáncer.

Representa los cambios, la imaginación, lo femenino y perceptivo de la vida, la fertilidad.

Confiere un estado contemplativo del espíritu, muestra la actitud del nativo ante la vida, sus reacciones subconscientes e impulsos básicos.

En configuración negativa, acarrea una personalidad caprichosa, inconstante y con un toque de frivolidad. Las profesiones ideales son las relacionadas con el agua, la enseñanza y el comercio en menor escala.

La Luna rige sobre el pecho y el aparato digestivo.

Neptuno
Este planeta es el regente de Piscis y habla del cambio constante, del idealismo que toca la divinidad, el misticismo y las condiciones para el estudio de los misterios del universo.
Bien configurado, confiere una poderosa imaginación, siempre dirigida a la vida superior del espíritu; tendencia a los estados de meditación y la vigilia.

Cuando Neptuno está en oposición, marca tendencia a los vicios, la degradación de la personalidad y al escaso valor de la propia vida.

Los viajeros impenitentes, los artistas pocas veces comprendidos y los estudiosos de lo oculto, están protegidos por este planeta.

En el aspecto físico rige el subconsciente y ejerce influencia sobre los fluidos nerviosos.

Urano
Es el regente de Acuario. Representa el poder inventivo, la originalidad, lo imprevisto. La posición de Urano en la tabla del nacimiento indica la habilidad del nativo para efectuar cambio, para actuar con impulso y sin pensar en las consecuencias.

Confiere tendencia a las amistades ideales, sentido de amor a la humanidad, sentimientos fraternales y poderosa intuición.

Mal configurado, indica excentricidad, imprevistos cambios de temperamento y espíritu de contradicción.

Habrá muchas posibilidades en las ciencias informáticas y en la conducción de grupos innovadores en técnica y filosofía.

Ejerce voluntad sobre el sistema nervioso, los estados incontrolables, los movimientos que escapan a la voluntad.

Saturno
Saturno es el planeta de los límites. El pensamiento racional elige la seguridad que proporciona la prudencia, antes que los devaneos que llevan los rápidos entusiasmos. Rige al signo de Capricornio.

Saturno es el gran maestro. Las duras lecciones que se aprenden con su regencia son las indispensables para la vida. Confiere una gran medida para todas las cosas, sobriedad, sentimiento excesivo del deber y rectitud.

Si está mal configurado, trae consigo la hipocresía, un espíritu conservador, amigo de la rutina y hostil al progreso, desconfiado e intolerante.

Ideal para seguir los caminos de la investigación y los trabajos que necesitan paciencia y bajo perfil.

Júpiter
Simboliza la sabiduría, la grandeza de espíritu, la unidad en el bien y para el bien. Alude también a la disciplina constructiva y la generosidad. Rige al signo de Sagitario.

Júpiter en armonía concede un gran sentido del deber, el respeto por el orden superior, una gran alegría espiritual y un equilibrio emocional.

Mal configurado, ese planeta atribuye tendencia a la ostentación, el juego y la predisposición para actos dolosos que les permitan llevar una vida fácil. Escépticos o fanáticos, caen en excesos de todo tipo.

Las profesiones más afines son aquellas de alto vuelo: en la justicia, en la banca y en la dirección de empresas. El hígado y la circulación de la sangre están controlados por este astro.

Marte
Representa la actividad creadora, la fuerza y el movimiento, la energía en todas sus formas. Rige sobre Aries y Escorpio.

Marte, en armonía, otorga valor personal, audacia para iniciar planes osados, franqueza para enfrentar las encrucijadas.

Concede al nativo capacidad de mando, creatividad y una sexualidad potente.

Cuando Marte está mal configurado, confiere impulsos violentos y la tendencia a realizar actos irreflexivos, mostrarse vulgar y con un marcado espíritu de venganza.

El rol en la vida es aceptar los retos con mucho coraje; por eso, abrazan profesiones de riesgo y decisión como medicina, dirección y jefatura en fuerzas del orden.

Marte controla el sistema muscular y los órganos sexuales.

Venus
Venus tiene domicilio en Tauro con exaltación en Piscis. Representa el amor, por sobre todas las cosas. Planeta de la armonía, la belleza, los gustos refinados y el espíritu artístico.

Determina personas con disposición innata para las artes, en cualquiera de sus expresiones. Gracia de espíritu, finura y sutileza, son aspectos de esta personalidad.

En configuración adversa, indica falta de moralidad, una excesiva estimación de sí mismo, gustos disolutos y excesos sensuales de toda índole.

Además de las inclinaciones artísticas, los nativos tienen aptitudes para dirigir lugares de placer y lujo.

Venus gobierna la circulación de la sangre, la garganta, los riñones y los órganos femeninos.

Mercurio
Rige los signos de Géminis y Virgo. Es el planeta de la inteligencia, la relación mental con el mundo exterior, la lógica y la flexibilidad. Es conocido como el Mensajero de los Dioses porque gobierna todas las formas de comunicación, la escritura, los viajes y la palabra.
Confiere aptitudes intelectuales de todo orden, excelente disposición diplomática, poder de negociación y capacidad de análisis.

En mal aspecto, Mercurio abona personalidades hipócritas y deshonestas, y de juicios injustos.

Hay tendencia a las ciencias analíticas, la literatura o el periodismo. También las que les permitan conocer otras experiencias.

Rige los órganos respiratorios, los pulmones en especial, el cerebro y la tiroides.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada